Translate

miércoles, 1 de mayo de 2013

Surcos


Surcos al sol adornan ya los campos, arados rectílineos esperando que nazca la vida muy pacientes.

13 comentarios:

  1. Me gusta esa capacidad de observación que tienes. Cualquier cosa bien observada se puede contar algo. Como lo haces tú.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Esos surcos la naturaleza se encargará de darles vida y color .

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. En cambio a los humanos nos falta paciencia...

    Bss,Carmen

    ResponderEliminar
  4. La paciencia es una bella virtud, indispensable en muchas ocasiones...

    ABRAZO GRANDE, QUERIDA AMAPOLA.

    ResponderEliminar
  5. Con paciencia y tiempo nacerá el fruto deseado ^_^

    Un abrazo y muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. La paciencia de la Pachamama...

    ResponderEliminar
  7. Esos surcos son muy vagos eh?

    Siempre esperando que otros hagan el trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, el trabajo lo hacen las semillas, Besos.

      los surcos no hacen nada , ahí te doy la Razón.

      Eliminar
  8. Amapola, los campos enverdecerán y la vida nos regala el placer de verlos florecer como cada mañana al despertarnos, y ver el sol entrar por la ventana.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

  9. He visto la imagen superpuesta de aquel pasado tan lejano como el horizonte de los arados rectilíneos.
    Qué recuerdos tan gratos para convertirlos en metáfora de futuro, Amapola.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Preciosa imagen Amapola.La tierra en espera de dar frutos y cambiar el paisaje.Si es trigo,seguro que entre él nacerás montones de amapolas...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Ya es tiempo de sementera,
    y en los surcos de la arada
    se escucha ya la tonada
    que ayer se escucho en la era.

    Este poema de Pemán,lo leí de niña y créeme, no lo había vuelto a leer, y tu entrada, me lo ha recordado

    Me ha encantado el post, y que me lo hayas recordado.

    Besitos Amapola.

    ResponderEliminar
  12. Amo el campo y sus suelos y su sol. Amo la vida en el campo. Amo la vida...

    ResponderEliminar

La palabra siempre puede ser el vehículo de bellos sentimientos. Un abrazo.