Translate

domingo, 11 de octubre de 2009

La vida sigue.

Ha trascurrido toda una semana intensa, después de la tempestad viene la calma, pero no es calma lo que intuyo que se avecina.

Siento que necesito aumentar mi rítmo de trabajo y no sólo en el estudio sino en todas esas otras cosas pendientes que me persiguen dentro de mi inconsciente.

Supongo que es hora de seguir creciendo, y aunque no se me presente un camino demasido fácil, por ahora siento que crece el ánimo en mi interior.

Y este ánimo he de cuidarlo y mimarlo , de su salud depende mi empeño en caminar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La palabra siempre puede ser el vehículo de bellos sentimientos. Un abrazo.